La Alta Alpujarra

"Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo"

(Proverbio árabe)

 

 La Alta Alpujarra, bajo las cumbres del Mulhacén y el Veleta, está sembrada de pueblos blancos situados a más de 1.000 m de altitud, como los que se descuelgan por el Barranco de Poqueira: Pampaneira, Bubión y Capileira. Su signo de identidad es su arquitectura rústica de tradición morisca, totalmente adaptada al medio y construida con materiales autóctonos: piedras, pizarra, madera de castaño y “launa”, esa arcilla grisácea responsable de la impermeabilización de los “terraos”.

 Debido a la orografía del terreno las casas parecen precipitarse por las laderas de la montaña hasta los profundos valles. Las calles empinadas y con una acequia central. Las casas escalonadas en niveles, se comunican a través de soportales o “tinaos”, que van cubriendo las calles a resguardo del sol del verano o de la nieve en invierno.

 Sus características chimeneas sobre los terraos forman parte del paisaje inconfundible de herencia bereber, como el sistema de regadíos con acequias que aprovechan las aguas de las cumbres y la distribuyen por todo el barranco.

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny