París, la ciudad de la luz

“El verdadero viaje no consiste en ver nuevos paisajes, sino en tener una mirada nueva”

(Marcel Proust)

 

 París fue fundada en el siglo III a.c. por los parisii, una tribu celta que se instaló en la actual Île de la Cité, y posteriormente conquistada en el 52 a.c. por el Imperio Romano, dándole el nombre de Lutetia que con el tiempo se convertiría en Parisius, París en francés. A finales del siglo XII, París se había convertido en la capital política, económica, religiosa y cultural de Francia. La residencia real estaba ubicada en el Palais de la Cité en la Île de la Cité, y durante el reinado de Luis VII, se emprendió la construcción de la Catedral de Notre-Dame en su extremo oriental.

A lo largo del siglo XIII, bajo el reinado de Felipe II se construyó el Palacio del Louvre, hoy sede del museo más grande del mundo. En el siglo XVI, Enrique IV inició la construcción del Pont Neuf, construyó una extensión del Louvre que lo conecta con el Palacio de las Tullerías. y creó la primera plaza residencial de París, la Place Royale, ahora Place des Vosges. Durante el reinado de Luis XIII, el cardenal Richelieu, construyó cinco nuevos puentes y el actual Palais-Royal.

Pero quien dio un gran cambio a la ciudad fue Napoleón III, y su recién nombrado prefecto del Sena, Georges-Eugène Haussmann, con su proyecto de obras públicas para construir nuevos bulevares, el teatro de Ópera Garnier, un mercado central (hoy Forum des Halles), nuevos acueductos, alcantarillas, parques y edificios que conforman la identidad de esta gran ciudad y cuya imagen se mantiene hasta nuestros días.

A finales del siglo XIX se construía la Basilica del Sacré-Coeur en la cima de Montparnasse, mientras París acogía dos importantes exposiciones internacionales: la Exposición Universal de 1889, que se celebró para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa, encargándole a Gustave Eiffel la construcción de la Torre Eiffel. Esta torre, situada en el extremo del Campo de Marte a la orilla del río Sena, símbolo de Francia y de su capital, es la estructura más alta de la ciudad y fue la más elevada del mundo durante 41 años, con una altura de 324 metros. Para la Exposición Universal de 1900, se construyeron el Pont Alexandre III, el Grand Palais, el Petit Palais y la primera línea de metro de París.

La “Ville Lumière” ha sido desde entonces un punto de encuentro de artistas, pintores y escritores que la han envuelto de un aire bohemio que ha cautivado al mundo. (Ver video).

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny