Trujillo, cuna de descubridores

 Trujillo, asentada sobre una colina granítica, fué un lugar elgido desde la prehistoria por su situación estratégica. Turgalium para los romanos y Torgiela para los árabes, fué creciendo como ciudad fortificada, reforzando su importancia militar y comercial a lo largo de los siglos.

 Pero esta ciudad pasara a la historia en el siglo XV gracias al Descubrimiento de América y concretamente al descubridor del Perú, Francisco Pizarro, seguido por entre otros, de Francisco de Orellana descubridor del Amazonas.

 La vida se centra entorno a la gran Plaza Mayor presidida por la estatua equestre de Pizarro, y rodeada por el Palacio de los Marqueses de la Conquista, la Iglesia de San Martín o el Palacio de los Carvajal. Ascendiendo a través de la Puerta de Santiago, por la encrucijada de callejuelas llegaremos hasta la Iglesia de Santa María la Mayor y finalmente al Castillo-Alcazaba árabe desde el que se domina la ciudad y la vista se pierde en el infinito, 360 grados a nuestro alrededor.

 Fué la primera capital de Extremadura en el siglo XVI, y cuna de grandes conquistadores como Pizarro y Orellana

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny