La Zona Arqueológica de Bagan

"Si has oído la llamada de Oriente, ya nunca escucharás otra cosa."

(Rudyard Kipling)

 

 La Zona Arqueológica de Bagan, con sus templos y pagodas que datan de más de 1.500 años de antigüedad es sin duda uno de los enclaves arqueológicos más fascinantes de Asia.

 En 1057 el rey Anawratha se trajo aquí las escrituras budistas del Tripitaka, conseguidas en sus conquistas, con lo que el lugar se convirtió en un centro religioso, cultural y político. Artesanos y estudiosos del budismo theravada de India, Sri Lanka o Tailandia se trasladaron aquí y bajo el mandato de los reyes de Bagan construyeron más de 4.000 templos en un periodo de 230 años, hasta que la planicie fue abandonada por el empuje de los mogoles.

 Recorremos la zona arqueológica de más de 41 kms. cuadrados en bicicleta, atravesando caminos y campos sembrados de pagodas y templos, muchos de ellos semiderruidos pero que siguen mantienendo su encanto. Ante nuestros ojos y en medio de la niebla van surgiendo las siluetas de los más grandes: el venerado Anada Phaya, el enorme Thatbyinnyu Pahto, el dorado Shwezigon, el misterioso Manuha Phaya, el Sulamani y el Htilominlo Pahto construidos en ladrillo, el Shwesandaw y su excelente mirador de la planicie, el gran Dhammayangyi Pahto o el alejado Pyathadar Pahto desde donde disfrutar de una hermosa puesta de sol. (Ver video).

 

A unos 50 kms. de Bagan se halla el volcan extinguido del Monte Popa, surgido de una erupción volcánica hace más de 250.000 años, desde este privilegiado mirador podemos admirar el Taung Kalat y su monasterio construido para los Nats, seres mitológicos que vivían en los bosques y entre las flores. Para los habitantes de las regiones circundantes, la cima se convirtió en el hogar de los dioses, el “Monte Olimpo” de Myanmar, siendo el centro de adoración nacional de los Nat  y su  hogar oficial.

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny