Fez, capital espiritual de Marruecos

“Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.”

(Proverbio árabe)

 

 La ciudad de Fez ha sido y es la capital espiritual y cultural de Marruecos desde hace siglos, atesorando un rico patrimonio que se mantiene vivo en torno a su fascinante ciudad medieval.

 Se dice que Fez heredó lo mejor de los distintos pueblos que la habitaron: la nobleza árabe, el refinamiento andaluz, la ingeniosidad judía y la tenacidad bereber. Hoy día Fez es además de un importante centro comercial y artesanal del país, la capital espiritual de Marruecos, y una orgullosa guardiana de la herencia cultural hispano-morisca. Las huellas de su glorioso pasado junto con la preservación de un rico patrimonio inmaterial hacen de su visita una experiencia fascinante.

  Su laberíntica, abigarrada y fascinante medina Fez-el-Bali, es una de las mayores ciudades medievales del planeta que se conserva casi intacta y es la mayor medina del mundo musulmán. Un mundo y un modo de vida que hace siglos desapareció pero que en Fez se puede experimentar porque tras sus murallas atesora como ninguna otra la esencia y la atmósfera de la Edad Media en oriente, hecho que le valió el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad en el año 1981. Atravesar cualquiera de sus puertas como Bab Boujloud para perderse por su callejones donde aun puede verse el trabajo tradicional de las curtidurías o el de los caldereros, o visitar sus madrasas como la de Bou Inania o mezquitas como la de Moulay Idriss, es entrar en el pasado (ver vídeo).

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny