Mercados de Estambul

“Una sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz”

(Proverbio escocés)

 

 La ciudad de Estambul esconde bajo la grandiosidad de su tamaño y de la innumerable cantidad de mezquitas y monumentos, uno de sus mayores encantos: los mercados y bazares. Tanto en la zona europea como en la asiática, pasearse por sus calles descubriendo tiendas y mercados es una actividad que uno no debe perderse si realmente quiere conocer la ciudad.

 Uno de los lugares más emblemáticos de Estambul es sin duda el Gran Bazar (Kapaliçarsi), situado junto a la mezquita de Nürüosmaniye es uno de los más grandes del mundo con más de 58 calles y 4.000 tiendas donde, previo regateo, se puede comprar de todo: joyas, comida, ropa, lámparas o alfombras.

 Saliendo en dirección a Beyazit nos adentramos en el Sahaflar Çarsisi o Mercado del Libro antiguo donde podemos conseguir desde libros y manuscritos otomanos hasta láminas pintadas a mano con pan de oro.

 Descendiendo hacia el Cuerno de Oro, atravesaremos el Mercado de Tahtakale que es extiende por un sinfín de calles y justo entre las mezquitas de Rüstem Pasha y Yeni Camii encontraremos otro mercado muy visitado: el Mercado de las Especias (Misir Çarsisi) o Mercado Egipcio. Aquí se abre ante nuestros ojos todo un mundo de color, sabores y olores difícil de olvidar.

 Cruzamos el Puente Gálata para llegar hasta el Mercado de Pescado de Karaköy, donde en el mismo muelle una hilera de puestos venden el género recién pescado, y que cualquiera puede desgustar en los restaurantes y chiringuitos apostados junto a la orilla. 

Desde ahí cruzamos el Bósforo en un ferry con dirección a la zona asiática. Aquí el Mercado de Kadiköy, con sus tiendas y puestos dedicados básicamente a la alimentación, se extiende por las calles luciendo un colorido y una variedad dignas de mención.

Comparte la galería

Diseño Web:

ONE WEB Disseny